Opinión

La Guerra de Restauración

El precio de la libertad

La Guerra de Restauración, La Separación y la Revolución Constitucionalista y Guerra Patria de Abril,  constituyen acontecimientos en los que los dominicanos han dado demostración de poseer una profunda y verdadera vocación de independencia y autodeterminación; de ser un conjunto organizado de hombres y mujeres, dueños de una arraigada consciencia de nación: de saber valorar su natural e inalienable derecho al libre albedrío y a la paz;  de conformar un pueblo que también alberga en su pecho todo el coraje  y la valentía necesaria para luchar en defensa de su patria y de su libertad.

Patria que todavía necesita nuestra dedicación para una mejor educación y formación de nuestro país, derrotando ahora la delincuencia, corrupción y drogas y preservando todo nuestros valores, cultura y tradiciones, anulando los esfuerzos negativos y peligrosos de los que nunca han creído ni querido a este hermoso y maravilloso  bueno pueblo dominicano.

Es difícil restaurar la solemnidad del acontecimiento histórico más relevante de la nación sin eliminar el andamiaje artificial que caracterizan las ofrendas florales, desfiles, publicaciones y discursos, con los que sólo se cumple con la formalidad del momento.

Donde el pueblo dominicano, deben armarse con su pensamiento y su acción, para evitar que un grupo reducido de malos dominicanos entreguen nuestra soberanía en bandeja de plata a los insaciables y voraces sectores que atentan contra nuestra dominicanidad

En la actualidad, existen quienes por alcanzar algunos beneficios, son partidarios de que el país pierda su soberanía, que es lo mismo que perder de manera real su independencia.

Son  los Santana, los Báez, y los Bobadilla de hoy a los que para entonces, identificó Duarte, como enemigo del pueblo y la nación dominicana.

Si en verdad queremos dejar claramente expresado el alto sentido de gratitud patriótica por la obra de Luperón y los trinitarios, debemos  estar dispuestos a defender la honra y la vergüenza del más puro y abnegado de los dominicanos. Debemos defender el derecho de ser independientes y soberanos, como nos lo enseñó el patricio, significa luchar por no perder nuestra calidad y capacidad de autogobernarnos. Honrar a Gregorio Luperón  y su memoria, es impedir la injerencia en nuestras cosas, de cualquier otro Estado o potencia, más si dicha injerencia es para perjudicarnos.

 

Victor De Oleo

Víctor De Oleo, Abogado, periodista, locutor, miembro del club de Leones Orlando Martínez, presidente de la Asociación De Estudiantes Universitarios de Las Matas De Farfán (ASEUMAFA-LOCAL) periodo 2017-2019.

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close