Opinión

No pierdas la guerra antes de iniciar la batalla

Haciendo un análisis de algunos acontecimientos de la Guerra de Troya, me he dado cuenta de lo importante que es nunca dejarse vencer o intimidar ante un contrincante antes de iniciar la verdadera batalla.

Cuando Héctor atacó sorpresivamente al ejército de Aquiles y luchó con Patroclo, quién usó su armadura y por haber sido entrenado por el, sus movimientos eran prácticamente idénticos, por lo que el príncipe de Troya creyó que luchaba con el invencible y amado por los dioses, tras cortar el cuello de Patroclo, quitó su casco y se dió cuenta que no era Aquiles, ahí empezó su derrota mental, pues, entendió que cuando Aquiles se enterara tendría que enfrentarlo y antes de pelear ya se sentía vencido, así que definitivamente el domador de caballos peleó con miedo y esto le dió ventajas al gran Aquiles, quién lo venció posteriormente.

Esto manifiesta que siempre debemos luchar venciendo primero los miedos y con la convicción de que no hay que perder antes de pelear.

La vida en diferentes ocasiones nos enfrenta con guerras físicas y mentales para lo cual debemos estar siempre preparados y luchar siempre pensando en que obtendremos la victoria, no hay contrincante más poderoso que tú propia mente, que tu propio espíritu.
Nunca hay que desconfiar de nuestro poder para vencer, pues la guerras más grandes no siempre se ganan con espadas, sino con el poder y confianza de tú mente. Se siempre un Aquiles.

Reflexión tomada de algunas escenas de la película la Guerra de Troya.

Doris Paniagua

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close