Opinión

RECONOCIMIENTO A LOS POLICÍAS DE SAN JUAN, R. D.

Por Carlitos Jiménez

A todos los policías que trabajan bien, se les quiere y los necesitamos cada vez más.

A todos los «burros» que usan ropa y placa para abusar de los inocentes hay que hacerles un reconocimiento por haberse graduado de animales irracionales, los del uniforme gris, botas negras y chaleco para ocultar su cobardía.

Los que andan deambulando en una motocicleta, policías mal educados con rostro aburrido y cerebro alcaico, apasionados de dar bofetada.

Son más sucios que puerco en el lodo. A ustedes les dedico estas líneas, sobre todo a ti que molesta al estudiante cuando se dirige al centro de estudio.

El mismo que detuvo al «chamaquito» por su cabello y su forma de vestir.

El mismo que no sabe cómo se escribe “ciudadano” y no sabe que significa “derecho civil”, menos sabes de cultura.
Policías infectados como agua con estiércol, puedes pedir tu baja y cualquier niño de primaria puede ayudarte en tu educación.

En verdad, escribir sobre esto me aburre, pero es que el sistema nos oprime más fuerte cada vez, y el tema con los policías nos tiene muy mal como sociedad.

Algunos son delincuentes bajo uniforme, que en las calles agreden a quien va para su trabajo o regresa a su casa después de laborar, solo por pedirle 200 pesos que son la única manera de que el civil se quite de ellos en muchas ocasiones.

Ellos pertenecen a una infraestructura formada por demasiados analfabetos incivilizados. Son parásitos escondido bajo ropa elegante que ni siquiera pueden disimular amabilidad.

Te saludan con maltrato psicológico sin razón y si les exige respeto recurren al maltrato físico, te crean un falso expediente y si no estás dichoso la justicia se lo cree.

¿será que a esos agentes nunca los educaron? ¿de qué familia vienen?

En las calles realmente hay un peligro extremo, no tanto por la delincuencia común, sino por los ñames podridos, agentes que hacen daño sin formación física, menos mental.

Personalmente entiendo que hay policías serios, pero también hay deshonrados; también conozco parte del programa aplicado a ellos durante su preparación, pero parece que muchos lo ignoran.

A los que abusan del estudiante, del jornalero, del chofer y los ciudadanos sensatos.

A los que atracan y maltratan inocentes, recuerden que donde ustedes menos creen hay una cámara y hoy existen las redes sociales, donde todo se sabe en el instante que pasa o poco tiempo después. Los estamos grabando todo el tiempo.

Esto lo escribo en nombre de todas las personas -especialmente los jóvenes- que hemos sufrido el maltrato y la opresión policial.

Hay que desahogarse y denunciar respetuosamente, porque estamos respaldado por la justicia divina. Dios nos ampara.

Mi respeto a esos agentes policiales responsables que si saben los derechos y deberes civiles y militares, felicidades, y ustedes son los verdaderos policías que queremos ver en la sociedad.

Tags

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close